lunes, 23 de mayo de 2016

Para vender, la visibilidad no es suficiente.

                Cuando te despiden de tu empresa te puedes llevar el susto de tu vida y llegar a sufrir un episodio de ansiedad aguda, de ira, de parálisis, o puede ser que estés acostumbrado, acostumbrado a ser un mercenario y trabajar por proyectos, sientas que has hecho un buen trabajo, descanses un par de días y te pongas las pilas para la búsqueda del siguiente reto profesional. La gran ventaja de trabajar siempre por proyectos. Un mismo acontecimiento que se percibe de forma diferente según la persona que lo vive, según lo que ha aprendido en su vida y su concepción del mundo del trabajo.


                Actualmente muchos nos encontramos ante ese cambio de paradigma, pasamos a depender de una organización que nos "garantizaba" un futuro profesional,  a decir, ahora te apañas tu solo, crea tu marca personal, se emprendedor, reinvéntate y vende. Así pasa, de repente todos somos coaches, mentores, consultores,  intentando vender recetas mágicas para cultivar en el desierto. Ironía on: "Hoy en día, si no eres emprendedor mereces la muerte".

                En el desierto no se puede cultivar, si no hay una estructura, un sistema que nos proporcione agua. Así que ya podemos comenzar a trabajar en el nuestro sistema de obtención de agua, y rezo por que los políticos (les pagamos para esto) se pongan a trabajar en nuestro "plan hidrológico nacional".

                Sin duda alguna el agua, la venta, el trabajo,  lo vamos a obtener de nuestros contactos profesionales y personales, que pueden ser muchos o pocos, si no son suficientes tenemos que ampliar la red, pero todos los contactos no van a ser igual de valiosos para nuestro objetivo, para nuestra venta, tenemos que destilar, seleccionar,  cuáles nos van a proporcionar posibilidades y darles un trato preferente. Personas que nos van a ayudar a encontrar empleo.

                Tenemos que confeccionar, construir  un "embudo de marketing, o de ventas" para nuestro proyecto. Mostrar caminos, preparar los lugares, preparar mensajes de interacción y lo más importante de todo diseñar nuestro producto o servicio, sin duda lo que mejor clasifica a tus clientes, los diferentes tipos de productos.

                Si no seleccionamos y clasificamos a los diferentes contactos vamos a gastar mucho tiempo y esfuerzo en acciones comerciales en alguien que no nos va a comprar nunca, te puedes perder charlando sobre las llamas del Perú, y posiblemente vamos a espantar con mensajes "improcedentes" a personas que tienen otros objetivos al mantener el contacto con nosotros. Si siempre estás hablando de tu negocio, pronto tus amigos empezarán a quedar con otro. Así tenemos que clasificar a las personas, los lugares de encuentro, los mensajes dirigidos a cada uno, hasta llegar a establecer una relación lo más personalizada posible, persona a persona para adecuarnos a sus necesidades.

                Este es un proceso de venta y nosotros en nuestra búsqueda de empleo, en la venta de nuestro servicio o producto tenemos que planificarlo. Se llama embudo, porque primero tenemos una base muy amplia de personas, serían todas aquellas que nos ven, nos conocen,  visitan nuestro perfil, nuestro blog o página web, de las mismas solamente unas pocas pasarán por las diferentes fases hasta llegar a la "compra del producto" y todavía aún menos pasarán a difundir y cantar las alabanzas de lo que vendes, son los llamados "evangelizadores" a los que tenemos que mimar para que sigan siéndolo. Esto que me cuentas, suena más a una secta que a otra cosa.

                ¿Cómo organizar un embudo de marketing para encontrar trabajo? Sin duda es lo que pretendemos hacer todos en nuestra búsqueda de empleo desde la más tradicional a la más innovadora: seleccionar a las personas importantes para nuestro futuro profesional e intentar que nos tengan en cuenta para futuros trabajos, dándoles un trato preferente y personalizado ante sus necesidades. Una pequeña parte del mío: Del portal de empleo a la mente del cliente.

                Así que os emplazo al próximo artículo para seguir profundizando en el tema. Muchas gracias por vuestra atención. Ante cualquier duda o sugerencia podéis contactar conmigo aquí en el blog o en las principales redes sociales, estáis todos invitados. Si os ha gustado compartid.

                Muchos retos y mucha suerte.

El enigma de la foto.

                Este es un juego que os propongo con cada post, cada artículo tiene una foto (la primera de todas) y os pido una interpretación,  la que se os ocurra, nada está bien o mal, nada es correcto ni incorrecto, y en el siguiente artículo os cuento por qué razón la he puesto y cuál es mi interpretación. Esta es la foto del artículo anterior: El líder decide a qué se juega.


                En la imagen observamos un gran coloso, un gigante,  que simboliza las fortalezas profesionales que tenemos, frente a la gestión de las deficiencias que siempre nos encontramos cuando nos comparamos con los requisitos de las ofertas de empleo. Imposible de cumplir al 100%. Una diferencia considerable el considerarnos profesionales en nuestro ámbito laboral o simplemente candidatos a ofertas de empleo.

¿Qué te sugiere la imagen de esta semana? Una grillera en el museo del carro de Tomelloso.


¿Os puedo ayudar en algo? Aquí mis servicios:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada