miércoles, 31 de julio de 2013

Visión de juego y actitud de servicio.

                Recuerdo en mis tiempos mozos trabajando de peón de albañil,  en los que siempre era verano y siempre tenía agujetas. Estábamos trabajando en un pequeño bloque de viviendas, cerrando las fachadas con ladrillo cara-vista. Cinco oficiales poniendo ladrillos, yo, sirviendo mortero, ladrillos, cortando piezas con la máquina de agua, alisando juntas, limpiando los restos de material.  Tenía 16 años y allí aprendí una de las más valiosas lecciones de mi vida laboral y personal, que posteriormente he aplicado a todos mis trabajos, así como a mi vida cotidiana.


                -Visión de juego, tiene dos niveles:
                               -Nivel micro: Saber que está haciendo cada persona del equipo en cada instante y cómo lo hace, lo que nos lleva a saber que va a necesitar en un determinado momento, para conseguir nuestro objetivo.
                               -Nivel macro: Observar si cada uno de los trabajadores está trabajando en la dirección y al ritmo adecuado para la perfecta coordinación de tareas.

                -Actitud de servicio. Una vez comprendida "la visión del juego" lo siguiente es proporcionar lo que necesitan, es decir, realizar el servicio, pero no de cualquier manera, hay que adaptarse a la forma de trabajar de cada "cliente", -uno prefiere que le sirvas por la izquierda, otro por la derecha-, es decir que el servicio debe facilitar el objetivo de los demás trabajadores.

                Si nos damos cuenta son actitudes requeridas fundamentalmente en puestos de trabajo de servicio, como puede ser un peón de albañil, un camarero, un dependiente pero también en un coordinador de equipo, en un líder.  Éste, debe saber en todo momento el objetivo a seguir, qué hace cada uno de sus colaboradores, cómo lo hace, cuando lo hace y lo más importante debe servir y modificar las condiciones, tanto materiales, organizativas, como psicológicas para facilitar la consecución de los objetivos de cada técnico a su cargo.

                Estas actitudes son tan valiosas que no solamente deberían formar parte del personal de la empresa, sino que la propia empresa debe crear las condiciones necesarias para fomentarlas, formando parte de la cultura empresarial, pero no solamente en espíritu sino lo más importante, con hechos. Para la transmisión de actitudes y valores dentro de cualquier organización lo principal es la coherencia entre lo que se predica y lo que se hace.


                La empresa como estructura y organización, es un ente vivo, que debe adaptarse y aprender para facilitar a sus empleados la consecución de los objetivos individuales. Es la primera que debe tener Actitud de servicio.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola marketingencounter, muchas gracias por tu comentario. Hasta el momento siempre hemos pedido que la persona se adapte a la organización, también podemos hacer lo contrario y llegar a un punto medio de acuerdo para lograr un compromiso firme entre el trabajador y la empresa, generador de motivación y engagement. Un saludo.

      Eliminar